News

Un ejemplo de persistencia

28 Agosto 2019
Magdali expresa felicidad en suelo brasileño (Yareidy Perdomo/UNFPA Brasil)

Consciente de que no era una decisión fácil de tomar, Magdali Bronn de 41 años, decidió que ella y sus cuatro hijos emprenderían un nuevo camino en su país vecino, Brasil. Magadali y su esposo estuvieron luchando durante mucho tiempo para tener acceso a servicios básicos en su país, sobre todo a servicios de salud: el contrajo malaria y falleció a finales del año 2018.

 

Poco tiempo después la hija menor de Magdali, comenzó a presentar una incomodidad en sus oídos, se trataba de una otitis aguda, que poco a poco se fue agravando y que ameritaba de una operación. Decidida a no enfrentar nuevamente los problemas económicos y de salud, se vió obligada a emigrar a Brasil en busca de apoyo para la enfermedad de su hija.

 

Magdali recuerda con cariño el 14 de febrero, día que se celebra el amor y la amistad en Venezuela y día en que ella y la pequeña Alejandra llegaron a Roraima, específicamente a Pacaraima, ciudad que hace frontera con este país. Ellas llegaron al Puesto de Triage de la Operação Acolhida, donde son prestados diferentes servicios de atención básica a personas migrantes y refugiadas que llegan por esta frontera.  Fui recibida por las personas de UNFPA del Espacio Amigable, quienes me trataron muy bien, les explique mi situación y la de mi hija y supe que la operación de mi hija en este país era posible, fue un día feliz después de tanto”. Comenta Magdali. El Fondo de Población brindó atención especializada y dió las orientaciones necesarias para que se diera seguimiento a la situación de Alejandra. “Tenía mucho miedo cuando salí, tuvimos que pasar por muchas situaciones difíciles para llegar aquí, pedimos cola, no teníamos donde dormir ni donde comer, caminamos muchas horas en el dia y la noche, había un enfrentamiento en la vía y fue traumático para mi y para mis hijos, pero cuando llegamos aquí sabía que todo el sacrificio había valido la pena” 

 

El Fondo de Población brinda apoyo para mujeres que como Magdali llegan en situación de extrema vulnerabilidad, el trabajo de escucha sensible realizado en los espacios de atención de UNFPA en la frontera, busca siempre dar el mejor soporte y seguimiento de las necesidades manifestadas, casos como el de Alejandra son encaminados a la red de salud pública quien finalmente dará la atención médica especializada.

 

Hoy, Magdali expressa mucha alegria. El Fondo de Población en Roraima acompaña su situación y la de sus hijos, actualmente ellos hacen parte del proceso de interiorización, y esperan llegar a Brasilia donde Magdali pretende dar seguimiento a la enfermedad de Alejandra.